martes, 15 de febrero de 2011

Acto Poético

No quiero una muerte digna.
No quiero que me rescaten
de las calles.
No quiero morir una muerte seria
de enfermera y confesión.
Quiero morirme de amor,
de la risa; de asfixia literaria.
Quiero una muerte simbólica
que me lleve en un último acto
poético, casi desesperado:
morir con una semilla
atravesada en la garganta.





Publicar un comentario