miércoles, 29 de febrero de 2012

Luz

Pobre Toto.
En la pequeña
sala de tu cine
la luz se esfuerza
por dar vida
a la memoria.
Los enlatados besos
que te regalo Alfredo
traen, melancólicos,
el fantasma de Elena.
Ese amor.
Ese algo que pudo ser
pero que ya no es.
Que nunca fue.

Publicar un comentario