miércoles, 6 de abril de 2011

Retahíla

Una herida,
es un espejismo
de la muerte.
Todos hablan,
pero nadie dice nada.
No te quiero cambiar,
cambiarte seria
un preludio de la ausencia.
Morir por la patria,
es morir en vano.
Un tótem,
es un edificio,
fálico; símbolo de la soledad.
El desafió,
es establecer un silencio
de extraña armonía.
La niñez,
es el lugar donde se
fragua el arte.
Mi territorio,
es la luz de tu piel
emoción nunca del todo
explicada.
Mi amor,
es una certeza puesta en pie.

Publicar un comentario