sábado, 9 de octubre de 2010

La Casa

Una casa vacía
es una nave sin rumbo.
Un arca que en medio
del diluvio,
que amenaza
con fijar su fuga.
La casa persiste
en la memoria.
Casa de fachada diáfana,
lugar donde se
almacenan los recuerdos
de la infancia,
llenos de humedad
y silencios.
Esa casa melancólica,
de espacios
que quieren
gritar historias
ante la paciencia
de los ecos
y de su piedra precisa.



José Bedia
La isla que fue mi casa. Acrylic on Canvas. 37 x 105 inches
Publicar un comentario