jueves, 7 de octubre de 2010

Nostalgia

      El clima cambio. Un sol brillante, un cielo despejado y la brisa fresca nos anuncia la llegada de una nueva estación. Abro las ventanas del coche, dejo que el viento entre y me refresque. Una extraña sensación de nostalgia me invade; no se que la motiva, con qué exactitud. Se entremezclan imágenes, deseos. El pasado y el futuro son un solo recuerdo. Me vienen memorias de la niñez. Veo mi rostro en el retrovisor, es otro el que me mira, no ese niño en el que pienso. Me siento feliz, amo a una mujer maravillosa que me ama, con la que vivo momentos intensos y sueños posibles.
No podemos cambiar el pasado, nuestros errores, no podemos cambiar el curso que tomó la vida para llevarnos al punto donde nos encontramos en este instante. Soló existe este momento en que el sol me calienta; la velocidad del auto y este sentimiento de morriña amable que me invade. Siento que todo es posible a partir de hoy; que ya no estoy en la encrucijada como aquel personaje de  película que se detiene en la carretera a ver qué camino escoge.
Estoy en el sendero correcto, la suave brisa me lo susurra al oído. Los silencios, los momentos vividos en los que me dedico a observar el entorno, los encuentros con mi amor, con su sensual y divertida resonancia me lo dicen; la luz propicia, este instante,  tambien trascendente, invencible contra los insultos, la envidia o los discursos sin eco.
Soy solo un mortal que ama, que quiere protegerse de las miradas  indiscretas que desean el preciado botín. He atrapado la luz.




José Bedia
La Partida: 2006.Acrylic on Canvas. 24 x 72 inches.
Publicar un comentario